About Us

About Us image of kids

Marian Wright Edelman's La Columna Child Watch®: "Sí se Puede"

Release Date: November 7, 2008

¡Estoy tan orgullosa de los Estados Unidos! Estoy tan orgullosa del Presidente electo Barack Obama, quien nos llama a elevarnos a la grandeza, a lo mejor de lo que somos. Y estoy tan orgullosa de toda la gente joven que se unió a él declarando que “Sí se puede.”

La elección del Presidente electo Obama manda un potente mensaje a los niños de todas partes. Es una afirmación de que la vida de cada niño y cada niña tiene el mismo valor y de que cada uno puede empeñarse por lograr lo máximo posible de acuerdo a sus talento, disciplina y esfuerzo. Les dice que ni el color de la piel ni el sexo ni la situación familiar ni ningún obstáculo exterior debe impedir que se eleven y alcancen la cima de liderazgo. El niño hispano o negro más pobre puede decir, “Puedo triunfar.” La niña pobre con un padre o una madre que depende de los cupones de alimentación puede decir, “Esto es pasajero.” En un mundo de increíble diversidad, reflejo de todos los ricos tonos del universo de Dios, el niño de dos razas de quien muchos decían que no pertenecía a ninguna puede decir, “Pues sí, pertenezco a la más grande de las razas, la raza humana.”

Todos nuestros niños deben estar dispuestos a respetarse uno al otro y estar listos para competir en un mundo globalizado en que dos terceras partes no es de ascendencia europea y es pobre y en un país en que los grupos minoritarios de hoy serán la mayoría del país en unos 40 años. La elección de Barack Obama señala el reconocimiento de que el sueño americano puede y debe realizarse en nuestro patio para tener credibilidad en el extranjero.

Después de gozar del gran paso adelante que hemos tomado y de una de las campañas políticas más brillantes de mi vida, vamos a plantarnos bien para emprender el duro trabajo de ayudar a nuestros nuevos Presidente y Congreso a encontrarles soluciones sólidas a los difíciles problemas que enfrentamos en el país y afuera: la mayor separación entre ricos y pobres en la historia de nuestra nación y del mundo; la pobreza epidémica; las crisis económica, energética y ambiental; un enorme déficit de desarrollo de capital humano debido a nuestro prolongado fracaso en asegurarle a cada niño su salud y educación. Éstos son los mismos niños que decidirán el futuro de todos. Si están a salvo, todos estamos a salvo. Así que empecemos el 2009 comprometiéndonos a asegurar que todo niño tenga un comienzo en la vida justo y saludable y que pueda lanzarse a ella en circunstancias de mayor igualdad de posibilidades para todos.

Vamos a organizarnos y como ciudadanos levantemos una voz poderosa para asegurar que nuestros dirigentes tomen las decisiones debidas entre las tantas que se disputan. La primera prioridad para cada uno de nosotros tiene que ser el desarrollar niños saludables, esperanzados y educados.

Para más información sobre el Fondo para la Defensa de los Niños, visite http://www.childrensdefense.org.