About Us

About Us image of kids

Marian Wright Edelman's La Columna Child Watch®: "Se celebra esta semana la cumbre nacional “De la Cuna a la Cárcel”"

Release Date: February 20, 2009

La mayoría de los niños crecen en Estados Unidos escuchando en voz alta lo que sus padres sueñan y esperan para ellos en su futuro: el éxito en la escuela, una carrera satisfactoria y una familia. Lamentablemente, no son los mismos sueños y expectativas con que crecen muchos de los niños negros y latinos pobres. Para demasiados de ellos, la niñez significa empezar la escuela sin la preparación necesaria para el aprendizaje, leyendo por debajo de su nivel, sintiéndose obligados a abandonar la escuela a una edad cada vez menor para luego pasarse el tiempo en la esquina de la cuadra recibiendo una educación callejera. A menudo esto significa caer en el camino que conduce a la cárcel, mejor descrito como una verdadera pesadilla.

Como una parte de nuestra campaña en progresivo aumento para crear mayor conciencia en el público sobre el problema y promover medidas que le pongan fin a esta calamidad que amenaza la vida de incontables niños y el futuro de nuestro país, el Fondo para la Defensa de los Niños se unió a cinco socios a nivel nacional. Junto a la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, por sus siglas en inglés), la Liga Nacional Urbana (Nacional Urban League), el Consejo Nacional de La Raza, el U.S. Conference of Mayors (Consejo de Alcades de EE.UU.) y PolicyLink, celebramos en Sacramento la Cumbre de California De la Cuna a la Cárcel los días 25 y 26 de febrero del año corriente. Se propuso sonar la alarma e intercambiar soluciones y estrategias para cerrar la vía de la cárcel a la cuna y poner a los niños en nuevo camino hacia una vida adulta sana y saludable. No existe preocupación más apremiante para el país o para los niños de color norteamericanos. A nivel nacional, la probabilidad de que un niño negro nacido en el 2001 sea encarcelado en algún momento de su vida es de 1 en 3 y para un niño hispano, de 1 en 6.

California tiene el sistema penitenciario más grande de Estados Unidos y encarcela a más del 10 por ciento de los presos del país. El número de presos jóvenes entrando en el sistema va en aumento. En el 2006, se encarcelaron a 232.849 jóvenes, o sea, más de 600 cada día. Un gran número de estas encarcelaciones, 36.496, no se debían a crímenes violentos o peligrosos sino a infracciones del hogar tales como quedarse fuera de la casa, el desobedecer habitualmente, el fugarse de la casa e incumplir el horario impuesto para regresar a la casa.

La discrepancia entre lo que se gasta en la encarcelación de jóvenes y en la educación revela cuán retorcidas se han vuelto las prioridades del estado. En el año escolar del 2007-08, California gastó un promedio de $11.935 para cada estudiante de kindergarten al cuarto año de la escuela secundaria, mas se espera que en el 2008-09 el estado gaste sobre 20 veces más, o sea $250.000, para cada joven en una correccional de menores. Nuestros estados gastan como promedio tres veces más en un preso que en un estudiante de escuela pública. No puedo imaginar una política de inversión más tonta. ¡Con razón California no puede cuadrar el presupuesto!

Tenemos que lanzar una campaña a nivel nacional para cerrar la vía a la cárcel [a que se dirigen los niños] combatiendo sus causas fundamentales: la pobreza y la disparidad racial, la falta de acceso a cuidado médico, una educación preescolar y pública inadecuada, un sistema de asistencia social para menores estropeado y la administración desigual de la justicia juvenil.

Sabemos lo que tenemos que hacer. Hay algunas estrategias prometedoras que se pueden aplicar a nivel estatal y municipal. Homeboy Industries de California, en Los Ángeles, ha tenido gran éxito por dos décadas como modelo de programa de intervención con pandillas juveniles al rescatar a miles de jóvenes de la vía a la cárcel. Homeboy Industries ofrece consejería práctica intensiva, capacitación y colocación en empleos útiles. Les provee a los jóvenes ayuda para matricularse en la escuela, asistencia legal, asistencia para resolver problemas de inmigración y cursillos de habilidades sociales.

La vía de la cuna a la cárcel no es una obra de Dios. Es una consecuencia de decisiones políticas tomadas por seres humanos. Nuestra Cumbre forma parte de una campaña continua para incitar al país a que tome medidas con urgencia, exija la creación de nuevas opciones para nuestros niños y garantice la igualdad de oportunidades para que todos los niños puedan sobrevivir, prosperar, aprender y contribuir según el potencial que le ha otorgado Dios. Por favor, ponga de su parte.