About Us

About Us image of kids

Marian Wright Edelman's La Columna Child Watch®: "La Corte Suprema de Estados Unidos toma mal camino en el asunto de la igualdad racial"

Release Date: July 13, 2007

La decisión del pasado 28 de junio de la Corte Suprema de Estados Unidos de eliminar los planes de integración voluntaria de las escuelas en Louisville, Kentucky y Seattle, Washington perjudicará los adelantos en el campo de la igualdad racial logrados mediante procesos judiciales históricos y la lucha de norteamericanos de todas las razas en el Movimiento por los Derechos Civiles. Esta acción judicial por parte de la mayoría de cinco jueces conservadores representa un asalto a ambos el espíritu y el propósito del fallo a favor de la abolición de la segregación de la Corte Warren en 1954 en el pleito Brown v. Board of Education. Su resolución inició una reacción en cadena deshaciendo el apartheid legalmente autorizado en todo aspecto de la vida en los Estados Unidos.

Aunque los tribunales inferiores habían sostenido los planes voluntarios de Louisville y Seattle, que lograron la integración empleando, entre otros criterios, el de la raza para colocar estudiantes en las escuelas, el Tribunal Supremo decidió que ambos planes son inconstitucionales. El Presidente del Tribunal John Roberts, juntamente con los jueces Antonin Scalia, Clarence Thomas y Samuel Alito, declaró que las juntas de educación no tienen derecho a tomar en consideración la raza de un estudiante como factor para promover la integración racial en las escuelas. En términos reales, el razonamiento de Robert sugiere que si sólo los norteamericanos no percibieran las distinciones raciales al implementar políticas sociales, económicas y de índole política el problema del prejuicio racial sencillamente desaparecería. En el mejor de los casos, es una noción ingenua. Como sociedad, no estamos a un nivel en que podemos confiar en que individuos tomen decisiones sobre toda una gama de asuntos sin notar (consciente o inconscientemente) el color de la gente afectada.

El fallo de la corte ahora causará confusión en innumerables distritos escolares y comunidades, negándoles muchas de las herramientas en uso por décadas para implementar medidas voluntarias en contra de la discriminación. Además, abrirá las puertas a otros pleitos para revocar planes de integración establecidos.

En los Estados Unidos, donde casi todos somos descendientes de gentes que arribaron al país de otras partes, muchos impulsados por la desesperación y muchos obligados en cadenas, las leyes que protegen los grupos minoritarios son tan indispensables como los principios fundadores del país, sin restarles importancia lo poco que se respeten en la realidad. La diversidad racial, étnica y cultural es un fundamento esencial de nuestro carácter nacional como lo es la protección por igual que garantiza la ley establecida por la Decimocuarta Enmienda de la Constitución. Constituye una base fundamental de la busca de justicia para todos en Estados Unidos.

La fortaleza de la nación radica en su rico mosaico de gentes. Piénsese en los innumerables hombres y mujeres de color que han contribuido de forma significativa a nuestra sociedad. Imagínese el béisbol sin Roberto Clemente y Jackie Robinson. Piense en el fundador de la Red en línea de Yahoo Jerry Yang, los congresistas José Serrano y Nydia Velásquez, la astronauta Dra. Ellen Ochoa y el campeón de golf Tiger Woods. ¿Hubiéramos gozado de sus muchas contribuciones si hubiesen estado cerradas las puertas de la oportunidad racial? ¿Quiénes permanecerán afuera si se vuelven a cerrar?

Me horroriza que el Presidente de la Corte Suprema Roberts sugirió que su decisión era fiel al legado del caso Brown. Roberts se equivocó. Brown se formuló con miras a eliminar la separación por razas. El juzgado de Roberts anuló planes de integración escolar que procuraban lograr la diversidad racial en las aulas. Es mi esperanza que aquéllos que actualmente forman parte de la Corte Suprema se comprometan a adelantar la justicia y forjar lazos entre personas de diversas razas y etnias y sectores económicos y no a destruir esos lazos.