About Us

About Us image of kids

Marian Wright Edelman's La Columna Child Watch®: "Informe del CDF sobre armas de fuego revela un alza en las muertes de adolescentes y jóvenes"

Release Date: June 9, 2008

Imagínese una bala disparada de una pistola semiautomática perforando la oscuridad de la noche a una velocidad mayor que la del sonido, a más de 1.200 pies por segundo, una distancia equivalente a cuatro canchas de fútbol americano. Luego imagínese esa bala perforando el cuerpo de un niño como ladrillo que atraviesa el cristal de una ventana. Retenga esa imagen mental y considere las entradas de recientes artículos periodísticos sobre víctimas adolescentes de armas de fuego: Bronx, 26 de abril — Un niño de 18 meses recibe impacto de bala cuando se dispara el revólver con que jugaban dos hombres. Long Island, 14 de abril — Jeffrey Langhorn, de 11 años de edad, recibe balazo en la cocina de su hogar cuando se disparan tres tiros desde fuera de su casa. Tales noticias deben hacernos cuestionar si hay en Estados Unidos niño alguno a salvo de la violencia con armas de fuego.

Según el informe del 2008 que el Fondo para la Defensa de los Niños (CDF por sus siglas en inglés) dio a conocer en el mes corriente, titulado Que se protejan a los niños, no las armas de fuego, los datos más recientes del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades revelan que hubo 3.006 niños y jóvenes muertos a causa de armas de fuego en el 2005, el primer aumento en el número de muertes de jóvenes menores de 20 años causadas por armas de fuego desde el 1994. Por casualidad, los datos del 2005 además coinciden con el primer incremento en tales muertes desde que el Congreso dejó vencer en el 2004 la ley prohibiendo las armas de asalto. Desde entonces, el Congreso ha aprobado pocas leyes que protejan a los adolescentes menores y jóvenes de la violencia armada o que dificulten que caigan armas de fuego en manos peligrosas.

El informe del CDF revela que a diario mueren ocho adolescentes o jóvenes víctimas de balas. En el 2005, se mataron 69 niños preescolares con armas de fuego, mientras que 53 agentes de la policía perdieron su vida en cumplimiento con sus deberes. Desde el 1979, la violencia armada ha sido responsable por la muerte de 104.419 niños y jóvenes en Estados Unidos. El número de heridos es aproximadamente cinco veces mayor.

Es imprescindible que los legisladores en todos los niveles de gobierno intenten establecer una política que limite la cantidad de armas de fuego disponibles en nuestras comunidades y regule quién pueda adquirirlas. El Tribunal Supremo se prepara actualmente para emitir su fallo en el caso de District of Columbia v. Heller. Su decisión determinará si se mantiene o se rechaza la prohibición contra pistolas promulgada en 1976. En una época en que es patente el peligro de la violencia armada para la gente joven, esperamos que el Tribunal le envíe el claro mensaje al país de que las comunidades tienen el derecho de promulgar leyes para el control de armas de fuego a fin de asegurar la seguridad pública.

Cualesquiera que sean los derechos que otorgue o deje de otorgar la Constitución, no cabe duda de que la disponibilidad de las armas pequeñas incrementa radicalmente la probabilidad de que se hieran o maten, consciente o accidentalmente, adolescentes menores y jóvenes. Dado el hecho de que en Estados Unidos hay más de 200 millones de armas de fuego en manos privadas, que incluyen 65 millones de pistolas, la probabilidad matemática de que un niño sea víctima de la violencia armada es asombrosa. Tenemos que tomar en consideración esta aritmética mortal y tomar medidas ahora mismo. Felicito a los alcaldes clave, entre ellos el alcalde Michael Bloomberg de la ciudad de Nueva York, que apoyan medidas razonables para el control de las armas de fuego.

Todo el mundo debe apoyar medidas de sentido común que favorezcan el control de las armas de fuego, tales como la de sacar las pistolas del hogar. Tenemos que insistir en los valores de medios no violentos y la resolución de conflictos en todos los aspectos de la vida. Niéguese a comprar o usar productos diseñados para niños y jóvenes que hacen atractivo y ponen de moda la violencia. Dé a conocer el problema de las víctimas adolescentes y jóvenes heridas o muertas con armas de fuego. Provéales a los niños y jóvenes alternativas a la calle que sean positivas y les hagan sentirse seguros y a salvo. Los pasos que tomemos para lograr estas medidas ayudarán a darles más seguridad a nuestros hijos y comunidades en la actualidad y en el futuro.

Para ver una copia completa de Que se protejan a los niños, no las armas de fuego y otras herramientas en línea visite www.childrensdefense.org/gunreport.

Marian Wright Edelman es la presidenta del Fondo para la Defensa de los Niños cuya misión de Que Ningún Niño Se Quede Atrás es asegurarle a cada niño y niña un Inicio Saludable, Temprano, Justo, Seguro y Moral en la vida y un tránsito exitoso a la adultez con el apoyo de familias y comunidades afectuosas y bondadosas.