About Us

About Us image of kids

Marian Wright Edelman's La Columna Child Watch®: "Ha llegado el momento de rescatar de la pobreza a nuestros niños y familias indigentes "

Release Date: January 23, 2009

Mientras la actual recesión se ha convertido posiblemente en la peor crisis económica desde la Gran Depresión de los años 30, todos fuimos testigos por medio de la televisión de las declaraciones y súplica por un rescate económico de los CEOs (Directores ejecutivos) de grandes bancos, empresas de inversión, sociedades hipotecarias y compañías automovilísticas. Sostuvieron que la bancarrota de tales colosos corporativos daría lugar a una catástrofe económica. Así que les tocó a los ciudadanos contribuyentes tener que cargar con el costo de salvarlos, un monto ascendente a cientos de miles de millones de dólares. No importaba que muchos de esos ejecutivos fueron responsables de fracasos de negocios al mismo tiempo que recibían paquetes de compensación multimillonarios.   

Las familias trabajadoras indigentes se encuentran entre los más adversamente afectados por la actual recesión. Pero su descenso económico no coincidió con el inicio de la recesión. El ingreso familiar medio en Estados Unidos ha estado en declive por varios años desde el 2000. El Center on Budget and Policy Priorities (Centro para Prioridades del Presupuesto y Políticas) hace una proyección de entre 2.6 y 3.3 millones de niños que ingresarán en las filas de los indigentes durante la actual recesión, de los cuales entre 1.5 y 2 millones se verán en la pobreza extrema.

El daño que causa la pobreza en la vida de estos niños varía de forma extrema de un estado a otro. ¿No es hora ya de ponerle fin a esta lotería geográfica condicionando la supervivencia de los niños y de proveerle a cada uno de ellos a nivel nacional una protección digna? ¿No es hora ya de ponerle fin en Estados Unidos a la pobreza entre los niños, condición que cada año le cuesta a nuestro país cientos de miles de millones de dólares por la pérdida en productividad? Lamentablemente, los niños pobres de nuestra nación no disponen en las esferas de poder de Washington de un equipo de presidentes de bancos o directores ejecutivos de sociedades de inversión que pidan el rescate económico para sus familias. Por lo tanto, animo a todo el mundo a que inste y apoye a la administración de Obama para que trabaje con el Congreso para asegurar que la legislación del paquete de estímulo económico, del presupuesto y de otras iniciativas incluya provisiones que le den nueva vida a nuestra muy maltrecha economía y amparen a los niños y familias más vulnerables de nuestro país. El facilitarle poder adquisitivo al indigente sin duda favorecerá la economía y ayudará a las familias a mantenerse unidas.

¿Se pueden lograr estos cambios? Sí se puede. A mediados de los años 60 y principios de los 70, el gobierno federal estableció con éxito programas que redujeron la pobreza.  La cifra más baja de niños indigentes se dio en el año1973 con una suma de 9.6 millones. Lo que vivimos en los últimos ocho años bajo el gobierno de Bush fue una perspectiva ideológica de gobierno que le quitaba al pobre para enriquecer al rico a la vez que faltaban el apoyo y la fuerte voz ciudadana para cambiar estas injustas prioridades de presupuesto. Estoy segura de que, al tomar el mando el Presidente Obama, hemos cambiado de dirección y que ahora existe la voluntad de hacer lo justo y necesario para ayudar a nuestros niños necesitados. Pero todos tenemos que contribuir alzando nuestra voz de forma firme y sostenida en apoyo a la inversión en nuestros niños, que son nuestro capital humano en el futuro.